LOMLOE no es nuestro modelo. Lectura de Euskal Herriko Ikastolak ante la aplicación de la ley LOMLOE

A la hora de valorar la LOMLOE, la primera cuestión a tener en cuenta es que se trata de una Ley Orgánica, lo que significa que parte de su articulado es orgánico o básico, teniendo las CCAA que respetar lo recogido.

A la hora de valorar la LOMLOE, la primera cuestión a tener en cuenta es que se trata de una Ley Orgánica, lo que significa que parte de su articulado (todos los artículos mencionados en las disposiciones finales séptima y quinta) es orgánico o básico, teniendo las CCAA que respetar lo recogido en estos artículos a la hora de ejercer sus competencias, por cuanto son de obligado cumplimiento para ellas. Al comparar en este ámbito la LOMLOE con su predecesora, la LOMCE, comprobamos que entre ambas no hay grandes diferencias a la hora de decidir qué y cuantos artí­culos son básicos y cuáles orgánicos, lo cual nos deja claro que al igual que la LOMCE tiene un carácter eminentemente centralista.

En este marco, quedan de nuevo en evidencia las dificultades y pocas posibilidades de nuestra comunidad educativa para construir un sistema propio, innovador y equitativo de calidad.

A pesar de que se pueden detectar algunos avances (en las comunidades con lengua propia queda en sus manos la concreción del 55% del currículo, desaparecen las pruebas de evaluación de la LOMCE, abre la posibilidad de desarrollar proyectos de cooperación internacional e interterritorial...), las ikastolas somos críticas con la nueva ley en algunos puntos.

  • La selectividad se mantiene con las mismas características.
  • La dicotomía entre educación formal y no-formal.
  • En materia de evaluación no se hace ninguna mención concreta.

Nacimos confrontados al modelo de la Administración, no es la situación actual, pero creemos que ya es hora de dibujar entre todos la sociedad del futuro y poner nuestro Sistema Educativo de cara a esos objetivos. La misma Administración sola no podrá, ni los agentes sociales en solitario; la colaboración es imprescindible, dando a cada parte su protagonismo y su importancia. Constituyamos todos juntos un modelo que enriquezca el sistema educativo, en el que la participación de toda la comunidad sea el eje central de los centros.

Por lo tanto, la LOMLOE tampoco, tampoco es nuestro modelo, como tampoco lo es el contexto educativo que nos han impuesto y modificado las numerosas leyes orgánicas de Educación en los últimos 35 años, porque todas han limitado y condicionado el sistema educativo que necesitamos y queremos los ciudadanos vascos. En Euskal Herria, la educación ha estado y está en manos de los Estados español y francés, y la han desarrollado según sus necesidades y deseos.

Necesitamos respuestas más constructivas, coeducadoras, inclusivas y eficientes (más eficaces), basadas en un marco educativo normativo propio, cuyo eje esté recogido en la Ley de Educación.

*Documento completo en el archivo adjunto.